Ventajas de los suelos aceitados

Suelos aceitados, Parquet con aceite
Los suelos de madera pueden ser acabados de diferentes maneras y cada una de ellas tiene unas prestaciones y requerimientos específicos.
Por norma general en la actualidad los parquets de madera vienen acabados de fábrica con diferentes grados de color y texturas para una mayor comodidad y continuidad en los colores. Los suelos de madera pueden ser acabados con barniz en diferentes grados de brillo o con aceite ya sea de oxidación o con sustancias sólidas.

SUELOS ACABADOS CON BARNIZ

Hoy en día los barnices que se utilizan utilizan disolventes en base agua consiguiendo así una menor toxicidad y ofrecer una mayor gestión ecológica.

El barniz es un producto químico que al secar mediante luz UV cristaliza en la superficie de la madera protegiéndola de la abrasión superficial, pero esta capa con el paso del tiempo y la exposición a la abrasión genera un desgaste y marcas que únicamente pueden ser reparadas mediante la eliminación de toda la capa de barniz mediante un lijado y su posterior barnizado realizado por un profesional perdiendo así cualquier tratamiento superficial como cepillado, superficie irregular, bisel, etc… además de que esta práctica no permite aplicaciones locales y debe realizarse en toda la superficie o sala para evitar un cambio de tonificación y la sala debe ser desalojada por completo y se debe abandonar el domicilio durante 2 ó 3 días.

Los suelos de madera acabados con barniz son más fáciles de limpiar y más resistentes a la abrasión y derrame de líquidos que los suelos aceitados, aunque esto dependerá del mantenimiento de los suelos aceitados que bien mantenidos pueden ofrecer la misma resistencia que los suelos barnizados.

SUELOS ACABADOS CON ACEITE

Los suelos aceitados pueden ser acabados con aceite de oxidación natural (Acabado O2 en nuestros suelos Solidfloor), o con sustancias sólidas (Acabado HS – High Solid en nuestros suelos Solidfloor) ya sean secadas por rayos UV o bien con ceras duras u otras sustancias sólidas.

El aceite que se aplica a los suelos de madera son productos totalmente naturales que penetran en la fibra de la madera y la protegen y nutren, en particular los de oxidación ya que los secados con rayos UV al disponer de un secado más rápido cristalizan en la superficie de manera similar al barniz. Al tratarse de productos compuestos por resinas naturales son más ecológicos que los barnices además de que ofrecen un aspecto y textura mucho más natural de la madera que los suelos barnizados.

Quizá como aspecto «negativo» de los suelos de madera acabados con aceite debemos mencionar que para disponer de un suelo de madera totalmente protegido principalmente al derrame de líquidos, la madera debe estar siempre nutrida por lo que requiere un simple mantenimiento periódico que suele ser requerido una vez al año o cada 6 meses en espacios de alto tránsito o desgaste.

A diferencia de los suelos barnizados, los suelos acabados con aceite pueden ser mantenidos por zonas locales aplicando así únicamente en las zonas de mayor desgaste lo que permite realizar un mantenimiento sin la necesidad de tener que mover todo el mobiliario aspecto muy recomendable para locales públicos y restaurantes que pueden realizar el mantenimiento en el día festivo y en 24hr el suelo presentará un aspecto como el primer día.

Un mantenimiento deficiente de los suelos aceitados puede ocasionar que el suelo se manche con facilidad y presente un aspecto demasiado áspero y reseco, quizá haciendo un símil con nuestro cuerpo, seria algo similar a cuando tenemos la piel muy seca.

Otro aspecto muy importante en los suelos acabados en aceite es que permiten que los tratamientos superficiales como el decapado, cepillado, estructuras marcadas, bisel, y superficies de aspecto envejecido se mantengan para siempre, ya que al no tener que lijar la superficie al hacer la el aspecto se mantiene para siempre con el mantenimiento periódico con aceites de mantenimiento.